La Unión Cristiana de Saint Chaumond es una congregación fundada en 1652 por el Apóstol de la caridad San Vicente de Paúl y su colaboradora, Mme. de Pollalion. Esta última juega un papel fundamental al hacerse cargo de chicas jóvenes en dificultad, para quienes abre una casa de caridad en Charonne (suburbios de París); allí las acoge y las instruye. Esto permite fundar al cabo del tiempo la Unión Cristiana de Saint Chaumond, cuya esencia proviene de la unidad y la fraternidad de estas religiosas que deciden consagrarse a Cristo y a enseñar su Palabra, con el objetivo de educar y evangelizar a la juventud.

Muy apreciadas, estas religiosas fueron abriendo muchas casas en Francia durante la 2ª mitad del siglo XVII, y consiguieron mantener la calidad de vida y de enseñanza en sus fundaciones en los siglos XVIII y XIX a pesar de los azares de la Historia y de las épocas difíciles que les tocó vivir.

A principios del siglo XX, y bajo el impulso de la Madre Cécile Devrièse, la Unión Cristiana de Saint Chaumond lleva a cabo el deseo misionero de sus fundadores y abre casas en España y Portugal.

Fiel a su tradición, la Unión Cristiana de Saint Chaumond está en profunda comunión con la Iglesia que desarrolla actualmente, desde el pontificado de Juan Pablo II, una dinámica de evangelización de Europa y del mundo. En 1998, la Unión Cristiana de Saint Chaumond fundó una casa en San Diego, California.

El espíritu de la Unión Cristiana de Saint Chaumond

El espíritu que mueve a las hermanas de la Unión Cristiana de Saint Chaumond es un espíritu de caridad, de afecto y de ayuda mutua. Este ideal les permite ejercer un apostolado fecundo.

Su lema es: In Caritate Dei et Patientia Christi (En el Amor de Dios y la Paciencia de Cristo). En educación, esta paciencia es esencial y la Unión Cristiana de Saint Chaumond tiene un compromiso con la evangelización y con difundir las enseñanzas de Jesucristo.

Por otro lado, la Unión Cristiana de Saint Chaumond se pone bajo la protección de la Virgen María, con la esperanza de ser un instrumento de su amor maternal. La Santísima Virgen es el modelo de cada una de las religiosas, y a lo largo del año se le rinden varios homenajes a los que se unen profesores, alumnos y todo aquél que lo desee.

Este espíritu familiar y maternal da un carácter particular a los colegios de la Unión Cristiana de Saint Chaumond. Las religiosas tienen votos de castidad, de pobreza, de obediencia y de unión. Llevan una vida de oración al servicio de Dios en la enseñanza, la catequesis o las diferentes actividades que son necesarias en cada casa.

Una obra de educación cristiana

Para favorecer la enseñanza y la educación en la fe, hay que procurar a las jóvenes un entorno agradable y medios privilegiados. Por lo tanto el ambiente de las casas está muy cuidado para que sea propicio al estudio y al desarrollo de las niñas, con edificios de dimensiones humanas y espacios agradables y ajardinados.

La Unión Cristiana de Saint Chaumond se esfuerza por ayudar a las jóvenes a conseguir sus objetivos en la vida, les anima a realizarse y a desarrollarse en el mundo y en la sociedad que les rodea.

No importa el medio social del que provengan las chicas, ni si profesan o no la religión católica: recibimos a todas con respeto y les alentamos para que culminen sus estudios con éxito.

A los Centros de la Unión Cristiana de Saint Chaumond asisten las niñas desde Educación Infantil hasta Bachillerato, y se les va preparando para los distintos exámenes que tendrán que pasar a lo largo de su escolaridad.

Otra de las características de la Unión Cristiana de Saint Chaumond es la de prestar particular atención al desarrollo humano de sus alumnas. Ocuparse de un niño es guiarle por el camino que Dios ha trazado para él. Se trata por supuesto de darles una sólida formación que responda a las expectativas de la sociedad y del mundo laboral.

La vida cristiana es optimista por definición: es un camino hacia la esperanza. Así pues no se puede desperdiciar ninguna ocasión de alegrarse, de festejar los acontecimientos de un colegio o de una comunidad, por pequeños que sean. A esta alegría se adhieren alumnos y profesores y es la base de la unión que existe en las casas de la Unión Cristiana de Saint Chaumond.